La corrupción durante la pandemia de COVID-19 es “inmoral, criminal” y representa “la máxima traición a la confianza del público”, afirmó este viernes el Secretario General de la ONU quien abogó por “trabajar juntos” para acabar con ella. El titular de la ONU emplazó a los líderes a rendir cuentas y a la actuación responsable de los empresarios.

 

 

En un mensaje en video publicado este jueves, António Guterres denunció que la respuesta al coronavirus crea nuevas oportunidades para que los corruptos pueden aprovecharse de las escasas medidas de supervisión y la falta de transparencia para robar dinero a las personas cuando más lo necesitan.

Como ejemplo citó a los comerciantes sin escrúpulos que venden productos defectuosos como respiradores con deficiencias, pruebas defectuosas o medicamentos falsificados, o el escandaloso aumento de los precios de productos básicos debido a la confabulación de las personas que controlan las cadenas de suministro.

“Debemos trabajar juntos para poner fin a esos robos y a esa explotación mediante la toma de medidas drásticas ante los flujos financieros ilícitos y los paraísos fiscales; la lucha contra los intereses creados que se benefician del secretismo y la corrupción; y mediante la vigilancia exhaustiva de la forma en que se gastan los recursos a nivel nacional”, explicó.

Para que ello se produzca emplazó a los líderes a rendir cuentas, a la actuación responsable de los empresarios, a la creación de un espacio cívico activo con pleno acceso a la información y a proteger los derechos y admitir la valentía de los denunciantes que sacan a la luz estas acciones.

Los avances tecnológicos pueden ayudar a aumentar la transparencia y a controlar mejor la adquisición de suministros médicos. Los órganos de lucha contra la corrupción necesitan un mayor apoyo y empoderamiento. Las propias Naciones Unidas siguen dando prioridad a la transparencia y a la rendición de cuentas, dentro y fuera de la respuesta de COVID-19”, argumentó.

La importancia de la transparencia gubernamental

 

Guterres recordó que para muchas personas alrededor del planeta la corrupción representa un motivo de desconfianza e indignación contra sus gobiernos y dirigentes.

“Pero la corrupción en la época de la COVID-19 tiene el potencial de socavar gravemente la buena gobernanza en todo el mundo, y de desviarnos aún más de nuestra labor para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, dijo.

Ante esta situación, instó a todos los gobiernos y a todos los líderes a efectuar un ejercicio de transparencia y responsabilidad y a que utilicen los instrumentos que les ofrece la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

“A medida que una antigua plaga adquiere nuevas formas, combatámosla con nuevas cotas de determinación”, finalizó el Secretario General.

Share This
Abrir chat
💬 ¿Nesecitas ayuda?
Hola 👋
¡Aqui podemos darte mas información acerca del COVID-19!